Asaltos: Cómo reducirlos al máximo en tus viajes

Haz del agente de viajes, tu mejor aliado
junio 21, 2017
Ejercitándose en el avión: Una sana costumbre
junio 21, 2017
Salir de viaje y sufrir un robo o asalto es poco seguro cuando uno se encuentra de vacaciones, pero hay que tomar algunas medidas para que ese riesgo sea aun menor y que las vacaciones sean de lo mejor, sea que se estés de turista en el país o en el extranjero.
Aquí te presentamos algunos consejos que puedes tomar en cuenta para evitar caer en manos de los amantes de lo ajeno.
1. No llamar la atención
No portar objetos de valor como relojes, pulseras, anillos, cadenas; usa relojes baratos de plástico, de preferencia cúbrelos siempre con la manga de tu camisa.
No lleves equipo caro a la vista, puedes cubrir tu mochila con una cubierta impermeable (muchas veces ya la traen integrada, si no, fabrícate una, tendrá doble función: proteger tu equipo de la lluvia y de los ladrones) o ponla dentro de un costal de yute (fácil de conseguir en cualquier mercado), esto es una buena idea sobre todo para los traslados en autobús o en tren, de está manera no llamará la atención de los maleteros, los ladones no podrán hacer uso de los cierres o bolsas externas. Evita llevar radios, celulares y cámaras a la vista.
Procura no parecer turista: Aunque es más que imposible, sí puedes “tratar” de no verte tan diferente a la gente del lugar que visitas. Llegar disfrazado de cazador a la ciudad más grande del mundo o a un pueblo costero, esto llamará mucho la atención de los nativos, no es precisamente la manera de pasar desapercibido.
Si vas a un lugar donde se hable otro idioma, no vayas gritando por las calles en tu lengua, esto además de llamar la atención puede ser molesto, trata de aprender por lo menos el vocabulario básico para poder comunicarte.
2. Evita los lugares que tengan fama de ser peligrosos
Contacta desde antes con alguien del destino, que sea de fiar y que pueda llevarte a conocer el lugar en cuestión.
Trata además de ir acompañado o en grupo.
3. Nunca de noche
Camina por lugares transitados, evita calles obscuras y solitarias.
Debes siempre dar la apariencia de saber a donde vas, aunque no sea así y te encuentres perdido. Nunca te detengas en medio de la calle a observar un mapa o una guía de viaje, procura siempre estudiarla antes de salir.
Si estás perdido no preguntes a los transeúntes (recuerda que debes dar la apariencia de saber a donde vas), mejor métete en cualquier establecimiento o busca un módulo de información.
Si sientes que te siguen, metete en cualquier establecimiento, para que el sujeto siga de largo, si el sospechoso no se retira pide ayuda.
4. El dinero
Nunca lleves todo tu dinero contigo.
De preferencia lleva tu dinero en tu tarjeta de débito.
Utiliza las cajas de seguridad de los hoteles.
No lleves tu dinero en carteras o bolsas de mano.
Siempre ten un poco de cambio a la mano, evita sacar o contar tu dinero a la vista de todos.
Distribuye tu dinero en varias bolsas de tu ropa.
Procura no pagar con billetes de alta denominación, siempre cambia los billetes grandes.
Cósele a tu pantalón una bolsa interna o fabrícate una bolsa para ceñirte al pecho, la cintura o la pierna.
Cose un pedazo de velcro a los bolsillos de tu pantalón, además de evitar que se salga por accidente tu dinero, podrás escuchar si un carterista anda metiendo mano.
Nunca lleves el dinero en tu mochila.
Algunos suelen llevar el dinero en los zapatos, cosa no tan segura si pensamos que te pueden dejar sin ellos.
Evita cambiar tu dinero en casas de cambio a media calle, es mejor si lo haces en las que están en los aeropuertos, además suelen ser las que dan mejor cambio.
Evita disponer de efectivo en cajeros automáticos que estén en plena calle, es mejor si usas los que están dentro de centros comerciales.
5. Conociendo las terminales
Siempre ten tu equipaje a la vista.
Si tienes que esperar un largo rato en la terminal amarra tu equipaje al asiento o siéntate sobre el.
Si hay casilleros utilízalos.
Evita que el maletero se lleve tu equipaje, cuando llegues a tu destino, sé el primero en bajarte para recibir tu maleta ya que muchos ladrones aprovechan la confusión y el ajetreo.
En las terminales evita hablar con desconocidos, hay mucha gente que se dedica a tomar incautos, tratan de venderte (boletos vencidos, relojes robados, cadenas, etc.) o cambiarte algo valiéndose de argucias.
Si vas a tomar un taxi contrátalo desde dentro de la terminal en donde además podrás ver las tarifas.
6. Y por último y más importante de todos: Usa tu sentido común.