Ejercitándose en el avión: Una sana costumbre

Asaltos: Cómo reducirlos al máximo en tus viajes
junio 21, 2017
Viajar con diabetes, una realidad actual
junio 21, 2017

Muchos creen que viajar en avión en distancias largas es equivalente a descanso y relax, pero por más que la aerolínea ofrezca comodidad al máximo, el cuerpo siempre demandará ciertas flexiones que si bien no te estorbará hacer, te pueden ayudar a que el viaje sea ciento uno por ciento más placentero.

Estos ejercicios han sido diseñados para estimular y estirar ciertos grupos de músculos que pueden llegar a resentirse como resultado de largos períodos largos de estar sentado e inmóvil, como pasa en un avión.

Pueden ser eficaces para el aumento de la circulación de la sangre, así como para masajear los músculos. De esta manera ayudamos a evitar los efectos del conocido jet lag o la formación de coágulos en la sangre, que pueden derivar en el “Síndrome de la clase Turista”.

Te recomendamos hacer estos ejercicios durante tres o cuatro minutos cada hora y salir de vez en cuando de tu asiento y caminar a lo largo de los pasillos.

Intenta hacer cada ejercicio sin molestar al resto de los pasajeros. Ningunos de los ejercicios siguientes se deben realizar si causan dolor o no se pueden hacer con facilidad.