Misiones de ensueño en Baja California Sur, un pasado que recordar

¿Bronceándote? Haz del sol tu mejor amigo
junio 22, 2017
San José del Cabo, ¡simplemente espectacular!
junio 22, 2017
El cielo estrellado de Baja California Sur, es la mejor guía para recorrer las principales misiones del estado.
Misión San Ignacio Kadakaamán
Se encuentra al noroeste de la Misión Santa Rosalía de Mulegé, fue descubierta por el Padre Francisco María Píccolo el 19 de noviembre de 1716. La misión, dotada por el Padre Juan Bautista Luyando en 1724, fue fundada por él mismo en conjunto con el Padre Sebastián de Sistiaga el 20 de enero de 1728.
Este lugar fue conocido por su gran producción de trigo, higos, uvas, dátiles y granadas que se obtuvieron gracias a la introducción del sistema de riego.
No obstante, al haber sido abandonada en 1840 por la falta de personal, la iglesia de la misión ha permanecido en uso casi continuo desde aquel año, conservada en su estado original, así como la mayoría de los demás edificios de la misión.
Esta construcción conserva un toque especial que emana de su campana, de la estatua de San Ignacio de Loyola, y de cuatro estatuas colocadas en los nichos de la fachada, así como de un púlpito de madera y un retablo dorado con ocho óleos, todos del siglo XVIII.
Santa Rosalía de Mulegé
La Misión Santa Rosalía de Mulegé, está localizada a 117 kms. al noroeste de la Misión Nuestra Señora de Loreto en la costa del Golfo de California, fue explorado por primera vez por el Padre Juan María Salvatierra en 1701 durante el regreso de un viaje al Río Yaqui en Sonora.
El sitio fue visitado de nuevo en agosto de 1703 por los padres Francisco María Píccolo y Juan María Balsaldúa.
Abandonada en 1828 debido a la falta de población, la iglesia solo ha sido utilizada de vez en cuando para celebrar misas. Aunque el interior, ha sido dañado por la humedad, una campana ha sido restaurada y una estatua de Santa Rosalía, del siglo XVIII, se conserva sin ningún daño ni reparación.
San José de Comondú
Está localizado a 50 kms. al oeste de la Misión de Nuestra Señora de Loreto, fue explorado por primera vez por el Almirante Isidro de Atondo y Antillón y el Padre Eusebio Francisco Kino en diciembre de 1684 y fue visitado de nuevo durante el verano de 1708 por los Padres Juan María Salvatierra, Juan de Ugarte y Julián Mayorga.
La misión dotada por Don José de la Peña Castrejón y Salzines, Marqués de Villapuente, fue fundada en aquel año por el Padre Mayorga quien permaneció en ella como padre ministro residente hasta el día de su muerte.
La iglesia abandonada en 1827 debido a la falta de población, cayó en ruinas y el casco de la construcción se utilizó para fundar una escuela rural.
Misión San Francisco Javier y Viggé Biaundó
Se encuentra localizada en el ojo de agua de Biaundó, a 31 kms. al suroeste de la Misión Nuestra Señora de Loreto.
En este lugar se construyó una iglesia de piedra, preservada en su estado original, la cual contiene un retablo dorado con cinco óleos traídos de México, conteniendo estatuas de San Francisco Javier y Nuestra Señora de Guadalupe.
Dos de las campanas que suenan en esta misión llevan ahí desde 1761.
Nuestra Señora de Loreto Conchó
Está localizada en la costa del Golfo de California a 25 kms. al sur de la Misión San Bruno, fue explorada por primera vez por el Padre Matías Goñi y el Almirante Isidro de Atondo y Antillón en febrero de 1685. El establecimiento del Fondo Piadoso, con las dotaciones de Don Juan Caballero y Ocio, proveyó al Padre Juan María Salvatierra el dinero necesario para la fundación de esta primera misión permanente de las Californias el 25 de octubre de 1697, incorporando a su cuidado las rancherías de Primer Agua Bonó, Chenque, San Bruno y Londó como visitas.
Una tormenta tropical en 1829 causó daños extensos a la iglesia de la misión, la cual fue lentamente reconstruida. Secularizada en 1834, la iglesia ha permanecido en uso casi continuo desde su fundación. Aunque la reconstrucción ha alterado extensivamente la arquitectura de la iglesia original, aún se conservan el retablo con cinco óleos, un crucifijo, seis óleos y el Vía Crucis, todo del siglo XVIII.
San Luis Gonzaga
El sitio de la Misión San Luis Gonzaga, localizada a 28 kms. al oeste de la Misión Nuestra Señora de los Dolores del Sur, fue establecido bajo una dotación de Don Luis Velasco, Conde de Santiago.
Por medio de la construcción de canales de riego de piedra se inició el cultivo de higos, uvas, dátiles y azúcar. Aunque no fue reocupada después de 1768, la iglesia de la misión permanece en buen estado de preservación, únicamente con pequeñas restauraciones en el interior.
Nuestra Señora del Pilar de la Paz
La Bahía de la Paz, descubierta por Hernán Cortés en 1535 y nombrada como tal por Sebastián Vizcaíno en 1596, fue explorada por el Almirante Isidro de Atondo y Antillón en 1683 y el Padre Juan María de Salvatierra en 1716, ambos en busca de un sitio apropiado para una misión.
Sin embargo, varios elementos llevaron a los indios de la región a rebelarse en septiembre de 1734 lo que forzó al Padre Gordon a refugiarse en la Isla Espíritu Santo. Esto imposibilitó el desarrollo de la misión y causó su abandono en 1735 y aunque la misión fue restablecida en 1736, su uso fue ocasional y las epidemias de 1742, 1744 y 1748 redujeron la población indígena, motivando su abandono permanente en 1749.
Santa Rosa de las Palmas
Se encuentra en la costa del Pacífico a 82 kms. al sur de la Misión Nuestra Señora del Pilar de La Paz, fue establecida originalmente como una visita de esta misión por el Padre Jaime Bravo en 1723. El Padre Bravo sembró las temporalidades en febrero de 1724 y en 1725 el Padre Lorenzo Carranco estableció su residencia en la visita, permaneciendo en ella hasta el año siguiente.
Después del abandono de la Misión Nuestra Señora del Pilar de La Paz en 1749 y el traslado de sus neófitos a la Misión Santa Rosa de las Palmas, ésta recibió el nombre de nuestra Señora del Pilar. La misión fue abandonada permanentemente en 1840 debido a la falta de población.
Estero de las Palmas de San José del Cabo
Está localizada a 50 kms. al sur de la Misión Santiago de los Coras en la costa de Golfo de California, fue establecida en abril de 1730 por el Padre Visitador José de Echeverría y el Padre Nicolás Tamaral.
La rebelión general de 1734 causó el martirio de Padre Tamaral el 3 de octubre de aquel año y el abandono temporal de la misión, ya que en el lugar se desarrollaron dos tragedias: la epidemia de fiebre que causó la muerte de la mayoría de la población indígena, así como la del Padre Fray Juan Morán y las fuertes inundaciones, las cuales destruyeron la misión no siendo reconstruida hasta 1799.
Santiago de los Coras
Está localizado a 100 Kms. al sureste de la Misión Nuestra Señora del Pilar de La Paz. Establecido inicialmente en la costa del golfo por el Padre Ignacio María Nápoli el 10 de agosto de 1721, pero después fue cambiado al interior por el Padre Jaime Bravo y el Capitán Esteban Rodríguez en 1723.
La hospitalidad de los indios retardó el desarrollo de la misión y la rebelión general de 1764 causó la destrucción de la misma en octubre de ese mismo año.
Reconstruida por el Padre Nápoli en 1736, la misión continuó en un estado de decadencia debido a las epidemias de 1742, 1744 y 1748; así como el alto índice de la sífilis entre la población indígena. El último sitio de la misión San José de Caduaño, fue establecido en 1779 pero abandonado permanentemente en 1795 debido a la falta de población.